Nos preocupamos por el medio ambiente, por eso a un vehículo antes de ser prensado le retiramos las ruedas y los líquidos contaminantes como el aceite del motor, el aceite de la caja de cambio, líquido de frenos, etc. y los elementos reutilizables. La separación de los distintos metales de los que están hechos o constituidos, como son: aluminio, cobre, hierro y chapa. Todo este proceso es gestionado y supervisado según legislación vigente para el achatarramiento de los vehículos. Los residuos que se generen serán retirados por gestores autorizados.

Los recambios que se obtienen de los vehículos fuera de uso ayudan a trabajar para una economía sostenible. El reciclaje y uso de recambios significa un ahorro para el consumidor y para el medio ambiente.